Actualización Marzo de 2012

Reseñas Agroforestales

Aquí encuentra reseñas o presentaciones breves de documentos relacionados con cada temática de actualización. Las reseñas son elaboradas a partir de información secundaria (trabajos de grado, tesis, artículos de revistas, libros, etc.).

 

Esta actualización, marzo de 2012, está dedicada a la tecnología agroforestal “árboles en pasturas”. Se presentan 8 reseñas de documentos relacionados con el tema árboles en pasturas en América tropical. Además, en el reservorio se encuentran las reseñas agroforestales de los temas de actualización anteriores.

 

Todos los archivos están disponibles en archivo PDF (libre acceso).




Contacto: agroforesteriaecologica@gmail.com alfredospinante@hotmail.com y alfredosp@emcali.net.co
 

 

 

Árboles en pasturas en América tropical

Actualización: Marzo de 2012    Alfredo Ospina A. / Ingeniero Agrónomo / Colombia



Rotación de pasturas en América Equinoccial
“Manejo y rotación de pastos”
Víctor Manuel Patiño R.
Aparte de libro


Durante la denominada Conquista y Colonia española en América fueron introducidas varias especies de animales domésticos, rumiantes y monogástricos. Los caballos, animales de transporte y armas de guerra durante el proceso de Conquista, y el ganado vacuno durante la Colonia debieron contar con solares, patios, potreros o tierras ejidales para su manutención.

Patiño (1965, 374) destaca la rotación de potreros con el propósito de recuperar o descansar los pastos y evitar así la carga permanente (sobrepastoreo). En el caso del Putumayo, actual Colombia, Serra (1956, citado por Patiño) reporta la práctica de un misionero de rotar los potreros cada cuatro meses, de esa manera conservaba la frescura de sus pastos.

Desde tiempos de la Colonia árboles de guayabos Psidium guajava, espinos Pithecellobium sp., payandé o aromo Vachellia jarnesiana eran propagados por los animales de cría en las pasturas, mediante la escarificación de sus semillas en el tracto digestivo de los animales y las semillas habilitadas diseminadas en las postas facilitaron la difusión de estas especies leñosas en pasturas americanas. De manera simultánea debió practicarse el desmatoje, actividad periódica de limpieza de las pasturas.

PATIÑO R., Víctor Manuel.  Historia de la actividad agropecuaria en América Equinoccial.  Cali, Colombia: Imprenta Departamental, 1965.  601 p.


Animales herbívoros domésticos introducidos en América Equinoccial
“Plantas cultivadas y animales domésticos en América Equinoccial. Tomo V. Animales domésticos introducidos”
Víctor Manuel Patiño R.
Aparte de libro


La introducción europea de cuadrúpedos herbívoros fue temprana en el continente americano, desde finales del siglo XV, con el segundo viaje de Cristóbal Colón, en 1493, inicialmente en la región insular y luego en tierra firme continental. Este proceso descrito por varios cronistas fue estudiado por Patiño (1970, 75-178, 179-195, 197-263, 272-278, 278-291, 295-317), quien respectivamente describe la introducción, difusión y condiciones de cría de los équidos (caballos Equus caballus, asnos Equus asinus y mulas E. caballus x E. asinus), bovinos (toro Bos taurus, cebú Bos indicus), caprinos (cabra Capra hircus), ovinos (oveja Ovies aries) y suidos (cerdos Sus scrofa).

Durante la Conquista de España en América tropical, los caballos fueron tempranamente utilizados como armas de guerra contra la población indígena (Patiño 1970, 75-76). Su aclimatación se realizó en las de Santo Domingo, Puerto Rico, Jamaica y Cuba, luego su dispersión se realizó en tierras continentales de Panamá, Nicaragua, Costa Rica, Guatemala, Cartagena, Santa Marta, Guajira, Venezuela, Guayanas, actuales Ecuador y Perú por donde se dispersó el caballo (Patiño 1970, 77-136). Patiño (1970, 138) destaca en estas tierras la presencia de abundantes fuentes forrajeras y pastos aptos para la alimentación de los equinos (pastos nativos, maíz y la introducida alfalfa), lo que facilitó su dispersión, además de fuentes o afloramientos salinos. Así, en los pueblos de la Colonia para pastar caballos, se disponía de solares, a manera de potrero.

El ganado vacuno fue introducido al continente americano también a partir del segundo viaje de Cristóbal Colón. El ganado vacuno fue dispersado por las islas del Caribe (Española y Haití, Puerto Rico, Jamaica y Cuba) y América Central (Nicaragua, Costa Rica, costa centroamericana del Caribe). En 1533 llegarían las primeras cabezas de ganado a Cartagena, aunque fue lento y no es muy claro el proceso de dispersión en la Costa Atlántica de la actual Colombia, en 1548 fueron introducidos a los Llanos, mientras que al sur de Colombia el ganado vacuno entró procedente de Perú, y casi a mediados del siglo XVI se le encontraba en el Valle del Sibundoy, de acuerdo con los relatos de Hernán Pérez de Quesada. Durante el siglo XVI el ganado siguió las rutas de ocupación, establecimiento de ciudades, a lo largo de los ríos Cauca, Magdalena y región Orinoquia. Es claro que en la gobernación de Popayán, en Pasto, Patía, Popayán, Cali y Buga, a mediados del siglo XVI ya se encontraba consolidada la cría vacuna en haciendas (hatos de ganado), pero no era abundante en la gobernación de Antioquia e inexistente en la Amazonia (Patiño 1970, 18, 197-263).

La cultura española que llegó al continente americano de manera fundamental era pastoril, y dejó una huella en tierras americanas, lugar donde logró máximas expresiones (Patiño, 1970, 11).

La transformación del paisaje del continente fue significativa, en tiempos de la Colonia española, donde campos de cultivo, rastrojos y bosques fueron ocupados y sustituidos por gramíneas, alimento del ganado vacuno (Casas, 1909, citado por Patiño, 1970, 17).

Durante la introducción de animales herbívoros domésticos a las Antillas y tierras continentales, en las zonas bajas y cálidas éstos encontraron pastos naturales que les proveían de alimento durante todo el año; mientras que en el clima templado se adaptaron bien las plantas forrajeras introducidas durante la Colonia (Patiño, 1970, 430).

PATIÑO R., Víctor Manuel.  Plantas cultivadas y animales domésticos en América Equinoccial.  Cali, Colombia: Imprenta Departamental, 1970.  Tomo V. Animales domésticos introducidos, 391 p.



Potrero arborizado. Región Caribe, Colombia
“El potrero arborizado, técnica paliativa para el uso pecuario de la tierra” Mario Mejía Gutiérrez
Aparte de libro


En 1988 Mario Mejía G., en el libro “Caribe colombiano: clima y uso de la tierra” , publicado por la Universidad Nacional de Colombia, Sede Palmira, entre las páginas 148 y 158, planteó la opción del potrero arborizado como una técnica silvipastoril antepuesta al introducido potrero limpio o monocultivo de gramíneas. Lo define como una asociación de hierbas (pastos) cubiertas en cerca del 50% por un techado de arbustos y árboles o de sus combinaciones. Expresa que la imposición del potrero limpio es causal de la destrucción de la mitad de los recursos forestales de Colombia.

La técnica paliativa del potrero arborizado se fundamenta en la imitación parcial de las características de las selvas, a partir de siete fundamentos naturales: el aprovechamiento de la radiación solar, regiones con al menos una estación con baja humedad relativa (menor al 25%), regiones con estación seca marcada, estructura del dosel con capacidad de aprovechar la radiación solar e interceptar la lluvia, capacidad evapotranspiradora del dosel de árboles y arbustos, y regulación de la escorrentía por parte de los árboles y arbustos.

La técnica del potrero arborizado, de baja densidad animal, se ha utilizado en regiones con tendencia climática seca, incluso desiertos, en varias regiones del mundo, incluida la Guajira colombiana.

Así mismo, en los Llanos Orientales de Colombia, en sabanas arboladas, sometidas a periódicas quemas, asociados a las pasturas nativas se encuentran árboles y arbustos pirorresistentes de los géneros Bowdichia, Sapium, Curatella, Coclospermun, Anacardium, Xilpia, Himatanthus, Didymopanax, Cordia, Genipa, Cassia, Miconia, Jacaranda, Erythorxylum, etc.

MEJÍA G, Mario.  Caribe colombiano: clima y uso de la tierra.  Palmira, Colombia: Universidad Nacional de Colombia. Facultad de Ciencias Agropecuarias, 1988.  168 p.



Pastos seminaturales en el sistema árboles en pasturas, Nicaragua
“Rol de los pastizales seminaturales en las fincas ganaderas de Muy Muy, Nicaragua: percepciones de productores e investigadores”
Danilo Pezo y Sonia Ospina
Artículo


Entre campesinos o ganaderos y científicos existen percepciones diferentes de las ventajas productivas y adaptabilidad de los pastos nativos o seminaturales. Con la introducción de pastos africanos y mejorados en tierras tropicales americanas, además del pisoteo y mordida del ganado, los árboles dispersos en las pasturas cuentan cada vez con mayores factores de competencia para su desarrollo. Danilo Pezo y Sonia Ospina (2009) entrevistaron a ganaderos e investigadores acerca de su percepción en relación con los pastos seminaturales en Muy Muy, Nicaragua.

Campesinos y ganaderos han detectado algunas de las ventajas de la asociación de árboles y pasturas. Por ejemplo, Pezo y Ospina (2009) entrevistaron a ganaderos e investigadores con experiencia en pasturas del municipio Muy Muy, en el departamento central de Matagalpa, Nicaragua, acerca de las percepciones de pasturas seminaturales (nativas) que se encuentran asociadas con otras arvenses y especies leñosas (árboles y arbustos) y constituyen una opción de resistencia o rusticidad para la producción ganadera, en una zona como la de Muy Muy donde se presenta diversidad en condiciones del terreno (pedregosidad y encharcamiento), temporada seca marcada (noviembre a mayo) y las pasturas seminaturales presentan amplia distribución, pero existe poco conocimiento de las mismas. Los ganaderos reconocen como persistentes durante la sequía a las pasturas jaragua Hyparhenia rufa, Asia Panicum maximum, grama Paspalum notatum, P. conjugatum y P. centrale, a pesar de tener bajo nivel nutritivo, como lo señalan los investigadores. La asociación de estas pasturas seminaturales con árboles de carao Cassia grandis, madero negro Gliricidia sepium, guácimo Guazuma ulmifolia, genízaro Albizia saman, roble macuelizo Tabebuia rosea, guanacaste Enterolobium cyclocarpum, pochote Pachira quinata, cedro Cedrella odorata, caoba Switenia macrophyla y pochote Pachira quinata es reconocida por los ganaderos entrevistados, quienes valoran su importancia en la conservación de la humedad del suelo, verdor de las pasturas, el uso de algunas como forrajeras,  y en otros casos el aprovechamiento de su madera, postes y leña.

PEZO, Danilo y OSPINA, Sonia. Rol de los pastizales seminaturales en las fincas ganaderas de Muy Muy, Nicaragua: percepciones de productores e investigadores. En: Agroforestería en las Américas. N° 47 (2009); p. 7-11.



Biodiversidad en árboles en pasturas, Brasil
“Flora arbóreo-arbustiva em áreas de caatinga no semiárido Baiano, Brasil”
Ramalho y otros
Artículo


En condiciones semiáridas las especies vegetales presentan diversas adaptaciones propias de la sequía, en algunas regiones es prolongada. La Caatinga constituye uno de los ecosistemas secos pastoreados de mayor fragilidad, ubicada al nororiente de Brasil. Ramalho y otros (2009) estudiaron la diversidad de árboles y arbustos en la caatinga del estado de Bahía, Brasil.

En el nororiente de Brasil, en la Caatinga de las localidades de Senhor do Bonfim y en Jocibana, estado de Bahía, Brasil, Ramalho y otros (2009) estudiaron la diversidad de especies leñosas (árboles y arbustos). La caatinga se caracteriza por la presencia de especies vegetales (leñosas, hierbas, cactus y bromelias) adaptadas a condiciones semiáridas, aunque algunos señalan que tiene número reducido de especies y es pobre en endemismos; esta caatinga es caducifolia y subcaducifolia, y es pastoreada en temporadas secas.

En la localidad de Senhor do Bonfim, con predominio del estrato arbóreo registraron 52 especies de 23 familias; mientras que en Jocibana registraron 62 especies de 24 familias. En suma, encontraron 93 especies (géneros: Croton, Mimosa, Jatropha, Sena, Capparis, Cnidoscolus, Helicteres, Lippia, Jacobina, Acacia,Byrsonima, Senna, Pilosocereus, Combretum, Dalbergia, etc.) de 32 familias botánicas (Euphorbiaceae, Mimosoideae, Rubiaceae, Malvaceae, Verbenaceae, Polygonaceae, Anacardiaceae, Papilionoideae, Capparaceae, Cactaceae, Solanaceae, Simaroubaceae, Rutaceae, Rhamnaceae, etc.).

RAMALHO, Cícera I.; PEREIRA DE A., Albericio; FÉLIX, Leonardo P.; VIEIRA DE L., Alecksandra;  y BORGES M., Patrício.  Flora arbóreo-arbustiva em áreas de caatinga no semiárido Baiano, Brasil. En: Caatinga (Mossoró, Brasil), Vol. 22, N° 3 (julo/setembro, 2009); p. 182-190.



Biodiversidad en árboles en pasturas, Cuba
“Prospección de leguminosas nativas y su valor nutricional para sistemas de producción ganadera”
Cristian Palacios P. y Pablo Vallejos V. 
Trabajo de grado


En otra región seca, con alta tasa de evapotranspiración, esta ocasión en Cuba Cristian Palacios y Pablo Vallejos (2006) estudiaron la diversidad de especies leguminosas nativas en una pastura arborizado en la Empresa Pecuaria Minas, municipio Minas, provincia Camagüey, Cuba.

El área destinada a pastoreo ocupa 26.24 ha, se encuentra en una llanura interior de la isla, ubicado a 85 msnm, zona de vida matorral xeromorfo, 1306.5 mm/año de precipitación, 1956.2 mm/año de evaporación y suelo inceptisol, ligeramente ácido y de baja fertilidad. En esta región de marcado clima seco y baja fertilidad del suelo, en el lote se encontraron 24 especies leguminosas, entre leñosas y no leñosas, de las tres subfamilias botánicas, con gran adaptabilidad local, con potencial en la mejora de las condiciones del suelo y producción de forrajes para el ganado. Las principales gramíneas son Sporobolus pyramidatus, Dichathium annulatum y D. caricosum que se encuentran asociadas con árboles de carbonero Chamaecrista lineata, platanillo Senna occidentalis, guacamaya francesa S. alata, tamarindo Aeschynomene americana, granadillo Brya evenus, azulada Centrosema virginanum, granadillo Poitea gracilis, comino sabanero Stylosanthes viscosa, aroma amarilla Acacia farnesiana, marabú Dichrostachys cinérea y algarrobo Samanea saman.

PALACIOS P., C. y VALLEJOS V., P.  Prospección de leguminosas nativas y su valor nutricional para sistemas de producción ganadera.  Camagüey, Cuba, 2006, 93 p. Trabajo de grado (Ingeniero Agrónomo). Universidad de Técnica de Cotopaxi. Facultad de Ciencias Agronómicas. Carrera de Ciencias Agropecuarias, Ambientales y Veterinarias. Universidad de Camagüey. Facultad de Ciencias Agropecuarias.



Diversidad de aves en árboles en pasturas, Nicaragua
“Efecto de la diversidad arbórea y la distancia al bosque de los sistemas silvopastoriles sobre la conservación de aves residentes de Matiguás, Nicaragua”
L. R. Ramírez y otros
Artículo


La importancia de los árboles en pasturas es amplia, tanto en aspectos productivos como de conservación. Aves locales pueden encontrar en la tecnología agroforestal árboles en pasturas alimento, refugio y lugar de nidación y levante de sus crías. Este aspecto fue estudiado por Ramírez y otros  (2011) en el departamento de Matagalpa, al centro de Nicaragua, en clima subtropical de montaña.

La diversidad aves en árboles en pasturas fue estudiada por Ramírez y otros (2011), quienes identificaron 83 especies de aves locales, con distintos tipos de hábitos alimenticios, en 24 potreros con árboles en pasturas, con área superior a 3.0 ha y más de 15 árboles/ha (entre cuatro y 28 especies/ha), en la localidad de Las Limas (30-32 °C, 1200-1800 mm/año, bosque húmedo tropical), municipio Matiguás, departamento de Matagalpa, Nicaragua. En Matiguás la ganadería extensiva doble propósito es la principal actividad económica, donde el 56% del territorio está ocupado por pasturas abiertas, 15% por árboles en pasturas, 2% de cercas vivas y el 21% por fragmentos de ecosistemas. En potreros diversos (con más de 10 especies/ha) y en potreros simples (menos de seis especies/ha), cercanos a bosques con más de 8,0 ha (distancia inferior a 250 m.) y lejanos del bosque (distancia superior a 1000 m.), encontraron que, efectivamente, los árboles en potreros con mayor diversidad de especies vegetales albergan mayor riqueza de aves locales, debido a la oferta de hábitat, fuentes alimenticias y conectividad del paisaje.

 

RAMÍREZ, L. R.; CASANOVES, F.; HARVEY, C. A.; CHACÓN, M.; SOTO, G.; DECLERCK, F.  Efecto de la diversidad arbórea y la distancia al bosque de los sistemas silvopastoriles sobre la conservación de aves residentes de Matiguás, Nicaragua. En: Agroforestería en las Américas. N° 48 (2011); p. 36-45.



Diversidad de plántulas emergentes bajo árboles en pasturas, Colombia
“Árboles aislados en potreros como catalizadores de la sucesión en la Cordillera Occidental Colombiana”
María Jimena Esquivel y Zoraida Calle
Artículo


Bajo la sombra de copas de árboles en la tecnología agroforestal árboles en pasturas es frecuente observar el desarrollo de plántulas. Estas plántulas pueden tener distinto origen: del mismo árbol sombra, banco de semillas del suelo o semillas dispersadas por el viento, agua y animales. Este aspecto fue estudiado por María Jimena y Zoraida en la vertiente oriental de la cordillera Occidental del Valle del Cauca, al suroccidente de Colombia.

Esquivel y Calle (2002) estudiaron la diversidad de plántulas de árboles bajo la copa de los árboles pioneros en pasturas en 10 potreros (promedio 0,65 ha) de cinco fincas campesinas de Bellavista (Bosque húmedo pre-montano, 1750 msnm, régimen bimodal, 1400 mm/año, 18°C, HR 85%, suelo de diabasas arcillosas con pH de 6,4), municipio El Dovio, cordillera Occidental de Colombia, departamento Valle del Cauca, Colombia. Encontraron que bajo árboles adultos y adultos de guayabo Psidium guajava, chagualo Myrsine guianensis, arboloco Montanoa quadrangularis, laurel blanco Nectandra lineatifolia, laurel N. reticulata y laurel jigua Ocotea oblonga hay mayor abundancia y riqueza bajo árboles pioneros en las pasturas (2750 plántulas, 30 especies en 228 m2) en comparación con lo registrado en la pastura abierta (575 plántulas, 9 especies, 7 familias en 228 m2). De manera diferencial, los árboles pioneros constituyen oferta ambiental al propiciar las condiciones para el establecimiento (germinación y supervivencia) de otras especies nativas locales en la dinámica de sucesión secundaria.

ESQUIVEL S., María J. y Zoraida CALLE D., Zoraida.  Árboles aislados en potreros como catalizadores de la sucesión en la Cordillera Occidental Colombiana. En: Agroforestería en las Américas. Vol. 9, N° 33-34 (2002); p. 43-47.

Repositorio de Archivos

Reseñas Agroforestales. Conservación del suelo (erosión hídrica) y Agroforestería ecológica

Publicado el 1º de Febrero de 2009.
Autor: Alfredo Ospina Ante.

Reseñas Agroforestales. Caracterización agroforestal

Publicado el 1º de Diciembre de 2008.
Autor: Alfredo Ospina Ante.

Reseñas agroforestales. Tecnologías agroforestales ecológicas del suroccidente de Colombia

Publicado el 1ºde Febrero de 2008.
Autor: Alfredo Ospina Ante.

Reseñas Agroforestales. Identificación agroforestal

Publicado el 1º de Abril de 2008.
Autor: Alfredo Ospina Ante.

 

Reseñas Agroforestales. Definición de Agroforestería y concepto de Agroforestería ecológica

Publicado el 1º de Abril de 2008.
Autor: Alfredo Ospina Ante.

Reseñas Agroforestales. Cerca viva ecológica

Publicado el 1º de Junio de 2008.
Autor: Alfredo Ospina Ante.

Reseñas Agroforestales. Actualización de prueba

Publicado el 1ºde Diciembre de 2007.
Autor: Alfredo Ospina Ante.

Reseñas Agroforestales. Cafetales ecológicos con sombrío

Publicado el 1º de Octubre de 2008.
Autor: Alfredo Ospina Ante.